Search

¿Cómo se elaboran los jarrones de alta temperatura?

Michoacán es uno de los estados de México con mayor riqueza artesanal. Prácticamente en cada uno de sus municipios pueden encontrarse artesanos, quienes trabajan distintas técnicas y con materiales de diversos tipos.

Tzintzuntzan, pueblo mágico desde 2012, no es la excepción. Entre sus casas de teja colorada y calles empedradas, hay varios artesanos dedicados a la creación de piezas de cerámica de alta temperatura. Jarrones, loza y otros artículos decorativos son horneados por estos michoacanos.

¿Cómo los elaboran?

Los jarrones de alta temperatura prácticamente provienen del cerro. Así es, el barro que es utilizado para su creación es recolectado del cerro por los propios artesanos u otros pobladores del lugar. Los costales del material son llevados hasta los talleres, donde el barro se muele, se cierne y se mezcla con feldespato, caolín y sílice, elementos que lo hacen resistente a las altas temperaturas.

Luego, el barro ya hecho polvo es amasado con agua para crear la masa que será moldeada en un torno de pie. Tras el modelado de las piezas, estas se dejan secar y durante 8 horas se meten al horno. Cuando el tiempo de horneado llega a su final, se limpian con un paño húmedo para darles un baño blanco con óxido de zinc (esmaltarlas).

Con las piezas esmaltadas, los artesanos se aprestan a darles color. Las decoran con diferentes formas que darán a cada jarrón (o artículo decorativo) su propia identidad. Terminado este paso, nuevamente se pondrán en el horno a una temperatura de 1250°C.

¿De dónde se inspiran para adornar su cerámica?

Pues la inspiración de los artesanos de Tzintzuntzan proviene de sus antepasados tarascos, concretamente de los janamus.

Los janamus son lozas que fueron empotradas tanto en las pirámides de la zona arqueológica Yácatas (cercana al pueblo) como en el convento franciscano de la localidad. Son piedras de basalto pulidas y costadas con precisión en ángulos rectos y formas rectangulares.

Se cree que estas piedras, que primeramente decoraban las pirámides del centro ceremonial tarasco, fueron incorporadas por los propios indígenas en el convento de San Francisco durante su construcción, así que son un ejemplo del reúso de obras prehispánicas en los edificios novohispanos.

Los diseños que los janamus presentan son espirales, círculos, líneas onduladas alargadas, reticulados, geométricos-figurativos (flor, estrella, letra A) y antropomorfos. Muchos de ellos han sido retomados por los artesanos para vestir sus piezas de cerámica.

Si te interesa adquirir uno de estos jarrones de alta temperatura, date una vuelta por nuestra tienda virtual. ¿Quieres conocer más sobre las artesanías y su elaboración? Síguenos en Instagram.

Abrir chat
Hola
¿En qué podemos ayudarte?