¿Cómo podemos apoyar a los artesanos?

Del norte al sur de México (a veces en los lugares más recónditos), hay artesanas y artesanos que, con paciencia y destreza manual, crean los más diversos objetos: bolsos, jarrones, cristalería, canastos, joyería, macetas, sombreros, figuras decorativas…

En una sola pieza pueden dedicar horas o hasta días, lo cual se debe a la complejidad que conlleva su elaboración (como los canastos seris o la joyería wixárika) o a que el tratamiento de la materia con la que trabajan implica varios procesos.

Dedicados a su arte y a enseñar a otros sus técnicas, algunos se convierten en verdaderos maestros y logran ganar reconocimientos no solo en México, sino también en otros países del mundo. Y aunque su trabajo merece ser valorado como el de cualquier otro, en muchas ocasiones esto no sucede.

El que no les paguen el precio justo por sus productos, la piratería y la competencia contra la producción en serie (que el consumismo actual promueve y que muchos comerciantes de estos productos promueven) ponen en riesgo el trabajo de muchos artesanos, pues los colocan en una situación de vulnerabilidad que podría llevarlos a abandonar sus talleres e inventiva por un empleo que les dé mayor seguridad.

Como consumidores de sus productos, por supuesto que podemos poner en acción algunas prácticas para que esto no pase:

Comprar artesanías

Sí, es la más obvia; pero más allá de que cada que viajemos a algún Pueblo Mágico o a un estado que es reconocido por su trabajo artesanal, tratemos de buscar otras opciones para adquirir artesanías auténticas y que respeten el valor de estas.

En Chiquearte, por ejemplo, acercamos el trabajo de varios artesanos a muchas más personas por medio de nuestra tienda en línea, pues queremos que conozcan su trabajo y adquieran las piezas que realizan. Contamos con una oferta muy variada (joyería, artículos de decoración, sombreros, artículos para baño, artículos para la cocina, bolsos), la cual proviene de distintos estados de la República, como Sonora, Jalisco, Chiapas, Yucatán, Querétaro, Veracruz, entre otros.

Pero no solo se trata de comercializar artesanías, pues lo que queremos es hacer conciencia sobre el valor que tiene el trabajo artesanal, por eso proporcionamos información sobre las técnicas utilizadas para la elaboración de los productos, los lugares donde son creadas y, por supuesto, sobre las personas que las elaboran: los artesanos. Porque sí, su historia cuenta y es parte de esa pieza que tendremos en casa.

Además, planteamos no solo el apoyar a los artesanos con las ventas, sino también aportar parte de los ingresos obtenidos por cada producto comercializado a otras instituciones o proyectos que apoyen a grupos vulnerables. Recientemente, celebramos un evento en el que parte de lo recaudado por las ventas de las artesanías se donó al Hospital General Universitario “Dr. Joaquín del Valle Sánchez”.

Y claro, al artesano se le paga el precio total que él mismo solicita por sus piezas.

No regatear

A todos nos gusta que nuestro trabajo sea valorado y que se nos pague lo que consideramos como lo justo. ¿Por qué no hacer los mismo por los artesanos? Basta de intentar convencerlos de bajar sus precios, porque lo más seguro es que ni siquiera batallemos en que nos digan que sí… Y es que, cuando no han tenido ventas o les ha ido muy mal por un tiempo, vender una pieza será mucho mejor que nada, aunque el costo final ni siquiera se acerque a lo que tenían pensado.

Recordemos que, en la mayoría de los casos, toda una familia depende de los ingresos generados por el trabajo artesanal, el cual es único y conlleva días o meses de esfuerzo.

Hacer promoción de su trabajo

Ya compramos, ya tenemos la artesanía en nuestra casa, la presumimos en redes sociales y hasta a las visitas que llegamos a tener. Obviamente, cuando hacemos esto, hay que mencionar el lugar donde la adquirimos, ya sea que la hayamos comprado directamente al artesano o en alguna tienda (física o virtual).

Nuestra promoción hará que más personas no solo se interesen en adquirir piezas artesanales, sino también en conocer más sobre las técnicas y materiales. Por supuesto, entre más conozcamos acerca del producto que adquirimos, más podremos compartir sobre él con otros, lo cual puede derivar en que el interés por lo artesanal crezca. Algo que, sin lugar a dudas, beneficiará a quienes crean estas piezas.

¿Te interesa conocer las artesanías que tenemos disponibles? Visita nuestra tienda en línea y nuestro blog para conocerlas.