Search

3 artesanos michoacanos que enamoran con sus creaciones

Su creatividad, habilidad manual, dedicación y amor por sus tradiciones caracterizan a los artesanos mexicanos, quienes son los encargados de materializar, por medio de sus productos, su particular forma de ver el mundo y mantener vivas técnicas milenarias.

Uno de los estados que se distingue por su producción artesanal es Michoacán. Muchos de sus pueblos resguardan verdaderas maravillas artesanales que llevan años creándose, pues los pobladores más longevos transmiten a los más jóvenes los conocimientos necesarios para que la tradición no se pierda.

Aquí te compartimos un poco de la historia de 3 artesanos michoacanos.

Raúl, capulineado

Raúl elabora artesanías con tres técnicas características de Capula: tradicional, capulineada y punteada. Sus piezas destacan por la elección de los colores y la perfección con la que detalla cada una de las figuras que decoran sus jarrones, vajillas y macetas. En 2013, fue acreedor al primer lugar en el Gran Premio de Arte Popular.

Capula, lugar de capulines, es el hogar de Raúl y es la sede de la técnica que hace honor a su nombre, la cual es utilizada en la decoración de alfarería. Consiste en adornar piezas de barro por medio de la pintura de puntos finos de diversos tamaños, que unidos forman flores miniaturas, y éstas, a su vez, patrones, grecas o alguna otra clase de figura.

Con esta técnica, los artesanos decoran desde las más sencillas lozas (como las tan conocidas cazuelas de barro o las ollas para los frijoles) hasta piezas con patrones originales y de alta gama.

Julia, jarrones de alta temperatura

Ella aprendió la técnica de alfarería de su padre, quien a su vez, obtuvo los conocimientos de varias generaciones atrás. Julia ha tenido la oportunidad de ir mejorando e innovando en sus productos, hasta el punto de hacerse acreedora de varios premios, tanto regionales como estatales, por crear piezas de ornato.

Tzintzuntzan es el sitio en el que Julia crea sus jarrones. Los diseños que utiliza para adornarlos provienen de los janamus, lozas que fueron empotradas tanto en las pirámides de la zona arqueológica como en el convento franciscano, las cuales presentan diseños abstractos como espirales, círculos, líneas onduladas, reticulados, geométricos figurativos (flor, estrella) y antropomorfos. Así que sus artesanías rescatan el legado prehispánico tarasco.

Nelly, catrinas de barro

Como Raúl, ella vive en Capula, pero su trabajo artesanal está centrado en la figura de la catrina, que es otro producto artesanal por el que el pueblo de Capula es ampliamente reconocido.

Este personaje comenzó a ser representado en barro en los años 70 y fue el artesano Juan Torres el primero en inspirarse en la calavera de Guadalupe Posada Después, otros artesanos aprendieron a realizar la figura que terminó por ser elaborada en muchos talleres del pueblo, así que hoy es símbolo del lugar.

Nelly lleva ya 8 años creando Catrinas de barro, y menciona que sólo el vestir a la figura con colores lleva de 2 a 4 semanas, según el tamaño y complejidad de la pieza.

Todos los productos de estos artesanos los encontrarás en nuestra tienda virtual. No te olvides de visitarla. Conoce más sobre nuestros artesanos michoacanos (y de otras partes del país) en nuestras redes sociales.

Abrir chat
Hola
¿En qué podemos ayudarte?